Menu Blog
  • 01 Abr 2019
  • 130
Hogar fresco

No es fácil mantener la temperatura de casa si, afuera, el calor puede superar los 35°C. Por fortuna, si hay algunos remedios sencillos que puedes usar para reducir las temperaturas del hogar (y sin aire acondicionado). Aquí te compartimos 8 de las más sencillas y efectivas. 

 

1. Ventilación

Ventilar la casa y hacer que el aire se mueva es una de las mejores estrategias para combatir el calor. La clave está en ventilar cuando el aire exterior es más fresco (a primeras horas de la mañana o cuando ya se ha puesto el sol)

Puedes optimizar el resultado con ventilación cruzada: sólo tienes que abrir las ventanas en cuartos de fachadas opuestas para crear corrientes de aire fresco. Y claro, la vegetación siempre ayuda. 

 

2. Luz y sombra

Aprovechar las corrientes de aire no tendrá mucho efecto si dejamos que la radiación solar entre por las ventanas para que recaliente la casa. Si quieres evitar eso, sólo tienes que cerrar las ventanas y bajar las persianas durante el día.

También puedes usar los toldos (si los tienes). Estas protecciones previenen la entrada de radiación, evitando que las ventanas y las fachadas se sobrecalienten. 

 

3. Ventiladores

Si no tienes acceso a muchas corrientes naturales, crea tus propias corrientes con ventiladores de techo. Mientras mantengan el aire de un cuarto en movimiento, evitarán que el calor se asiente en la atmósfera del hogar. 

 

4. Reorganización

Aparte de calentar las ventanas y la fachada, el sol también calienta los muebles (si están muy expuestos a la luz). Si puedes, aleja tu mobiliario de esas zonas a donde más llega el calor. Aparte, mientras menos muebles tengas, más sencillo será para el aire fresco circular por tu vivienda. 

 

5. Puertas cerradas (algunas)

Si hay cuartos que no usas mucho, recuerda cerrar las puertas para que el calor no viaje a esos lugares. Así, cuando tengas que usar esas habitaciones, su ambiente será tan agradable como en un día fresco de primavera. 

 

6. LED

La iluminación LED ahorra energía; aparte, las bombillas no se recalientan como las tradicionales – 80% de su energía se transformaba en calor –. Esa es una gran ventaja si queremos mantener la frescura de la casa. 

 

7. Aire fresco, hecho en casa

Coloca un bol con hielo y sal de grano frente al ventilador. Cuando la corriente de aire pase por el bol, el aire se enfriará muchísimo y creará un ambiente más agradable.

 

8. Agua

Al evaporarse, el agua enfría la temperatura un par de grados; entonces, coloca recipientes con agua en las zonas más calurosas del hogar para refrescar el aire. Otra manera de conseguir el mismo efecto es humedecer las cortinas cuando ventilamos la casa (por la noche o a primera hora de la mañana), para que el aire que pasa evapore al agua y refresque la casa. 

 

Si convertimos en rutina estos consejos, tendremos un ambiente más agradable en nuestras viviendas durante los meses más calurosos. Protege tu desarrollo Tierra y Armonía con estas soluciones de frescura, en tiempos calurosos. Nuestra mayor recompensa es la satisfacción que nos expresas al momento de vivir la experiencia que creamos para ti.  

Dejanos tu opinion
comentarios (0)