Menu Blog
  • 30 Agosto 2019
  • 49
Cómo diseñar tu estudio en casa

Todos necesitamos de un lugar en nuestro hogar donde podamos trabajar o estudiar, pues en ocasiones necesitamos terminar pendientes de la escuela o el trabajo desde casa. La clave está en poder adaptar ese espacio de acuerdo con nuestras necesidades, para poder aprovecharlo como mejor nos convenga. Si no sabes por dónde empezar, hoy te compartimos algunos consejos. 

1- Iluminación

iluminación

La luz natural es un factor indispensable que tomar en cuenta para el diseño de nuestra zona de estudio en casa. Unas buenas condiciones de iluminación natural nos hará ganar mucho en cuanto a las bases a considerar para hacer de nuestra zona de estudio una productiva. La luz natural facilita el trabajo, y además reduce la sensación de cansancio. 

Aunque es mejor la luz natural, tampoco podemos descartar la iluminación artificial. Lo mejor será dotar a nuestra zona de estudio, de mínimo dos atmósferas lumínicas diferentes. La primera debe ser de carácter general, de una temperatura cálida para iluminar por completo la habitación; poniendo atención especial a que las luminarias no generen sombras inadecuadas, favoreciendo a que la luz se transmita de forma indirecta y tamizada. 

En la segunda red de luminarias, deberán ser de carácter directo y una temperatura fría, donde estarán las luces y distintos portalámparas de escritorio (para una buena lectura y labores de estudio). Procura tener una lámpara potente en el techo que no haga sombra. 

 

2- Espacio adecuado

El espacio debe contar con las dimensiones de trabajo adecuadas para la tarea que se va a desarrollar. Puedes ubicarlo desde una pequeña habitación, a algún pequeño rincón del salón o un dormitorio. Busca un lugar apartado de las principales zonas de circulación y de las habitaciones más transcurridas de la casa. 

 

3- Mobiliario ergonómico

mobiliario ergonómico de un estudio en casa

Escritorio

Algo fundamental para tener la concentración que buscamos es el mobiliario, sobre todo el escritorio. Antes de decidir el modelo, algo a tomar en cuenta será el lugar donde se colocará; lo ideal será colocarlo junto a una ventana, y que la luz entre de manera lateral o frontal

En cuanto a las dimensiones, busca uno que tenga una profundidad de unos 70 centímetros para estar sentado y tener las piernas cómodamente; y para el largo, la recomendación será uno de una dimensión no menor a los 130 centímetros

 

Silla

Evalúala de forma individual, pero también junto al escritorio para asegurarnos que es la adecuada. Una de patas fijas o móviles, con o sin descansabrazos, y la altura del respaldo son la mejor alternativa. También puedes considerar un modelo ajustable, para ajustar la altura a las características fisiológicas y anatómicas de tu cuerpo. Para el respaldo, asegúrate de poder descansar en él la totalidad de la espalda, sobre todo la zona lumbar. 

La fusión de ambas hará la combinación perfecta, pues si tenemos una buena postura para que quien esté sentado permanezca en una correcta y cómoda posición por más tiempo, aumentando así la productividad. 

 

Accesorios

Para tener a la mano todo lo necesario para trabajar, puedes hacer uso de accesorios como cestos; perchitas con compartimentos para almacenar lo que más utilizas; un tablero con imanes, de corcho o una pizarra para tener presentes las tareas pendientes. 

 

4- Almacenaje

áreas de almacenaje en un estudio en casa

Para poder tener lo necesario al alcance y evitar levantarnos continuamente, una idea es tener espacio de almacenaje. Puedes incorporar una cajonera bajo el escritorio; instalar baldas en las que aprovechar la parte superior de la zona de estudio o incluir algún módulo de almacenaje en las inmediaciones del escritorio. 

También puedes optar por estanterías, librerías o cajoneras; incluso algo sencillo como baldas para colocar libros de consulta y diferentes clases de material. Lo ideal será disponer de dos espacios diferenciados: uno, el más accesible, donde tener los artículos más utilizados; y el otro donde almacenar el material de consulta más frecuente. 

 

5- Gama de colores

Una vez que hemos decidido la distribución del espacio, ahora es momento de elegir la gama de tonalidades adecuada para el estudio. Si estará ubicado en una habitación independiente, puedes optar por colores que inviten a la concentración y a crear atmósfera tranquila, como azul, verde o amarillo. Otra alternativa son colores neutros y cálidos, en intensidades claras y apagadas como blancos o topos

 

Ahora haz tu estudio a la medida, haciéndolo el lugar perfecto de trabajo que te genere el ambiente perfecto para desarrollar grandes ideas y proyectos. En Tierra y Armonía queremos que cualquier rincón de tu hogar sea el ideal para ti y los tuyos. Si estás considerando comprar casa nueva, Tierra y Armonía tiene excelentes opciones para iniciar tu patrimonio. Contáctanos y no pierdas la oportunidad de encontrar grandes alternativas para tu futuro.

 

Con apoyo de Arquitectura y Diseño & Decoración 2.0

Dejanos tu opinion
comentarios (0)